En un día tan especial hasta el último detalle cobra gran relevancia, y más aún en mayor medida si se trata del calzado. Independientemente de los aspectos estéticos, existen otro tipo de factores a tener en cuenta a la hora de elegir tu zapato de novia. Si se acerca la fecha de tu enlace y todavía dudas sobre qué calzado escoger toma nota de los siguientes consejos.

5 tips para elegir tus zapatos de novia
  1. Nunca escojas el calzado antes que el vestido. Puede parecer algo lógico, pero en muchas ocasiones se escoge el zapato sin tener claro qué vestido será el definitivo. Esto es un grave error, ya que ambos deben ir en consonancia y deben combinar tanto en estilo como en tonalidades. E incluso, debes tener en cuenta qué tipo de corte posee tu vestido, ya que esto también influirá en la elección del calzado.
  2. Ten en cuenta el lugar y época de la celebración. Observa si en el lugar de celebración existen caminos empedrados, zonas ajardinadas, superficies resbaladizas, escaleras, etc. En caso de que así sea no es un aspecto que deba derivar en una preocupación, pero sí a tener en cuenta. Puedes plantearte incorporar un protector en tu tacón, u optar por un calzado de tacón grueso que te aporte la mayor estabilidad posible. Si la boda tendrá lugar en la temporada invernal puede que la lluvia decida autoinvitarse a tu enlace, por lo que siempre es conveniente poseer un segundo calzado en caso de que sea preciso. Y en cuanto al material, el terciopelo será tu mejor aliado frente al frío.
  3. Analiza qué te resultará más cómodo y valora la altura del tacón. Aunque los momentos felices se pasan volando, un calzado incómodo puede hacer que los minutos sean eternos. Por ello siempre debes encontrar un punto intermedio entre la comodidad y la estética. La altura de tus tacones nunca debe sobrepasar los 7 u 8 centímetros, y una cuña o un tacón ancho son una apuesta segura en cuanto a comodidad y estabilidad. Sin embargo, siempre es recomendable poseer una muda o un segundo calzado que te permita realizar un cambio a lo largo del día si así lo precisas.
  4. Haz una prueba de colores y combinaciones. ¡No tengas miedo a arriesgarte! Una vez tengas presente el tipo de vestido que usarás, pruébate diferentes colores y estilos de calzados que combinen con el mismo. A veces nos sorprendemos una vez vemos cómo quedan los calzados puestos, así que no descartes nada de primeras y dedica todo el tiempo que necesites a realizar pruebas.
  5. Usa el calzado antes de la boda. Un zapato nuevo siempre tiende a ser mucho más incómodo, por lo que es aconsejable usar el calzado en casa previamente para que este vaya adaptándose y moldeándose a tu pie.

Zapatos de novia

Zapatos de fiesta

Destacados