Un año después de que el teletrabajo se convirtiera en una nueva parte de nuestra rutina diaria, algunas personas han vuelto a sacar los tacones y calzado formal. Sin embargo, tras pasar mucho tiempo en el armario pueden tener ligeros daños producidos por el desconocimiento a la hora de guardarlos.

Cuidado y limpieza de tus zapatos

Por este motivo veremos los cuidados según el tipo de piel.

¿Cómo cuidar los zapatos de piel?

Tacones, plataforma, bajos, deportivos, de cuero, napa, charol, terciopelo… existe variedad de materiales para confeccionar calzado y cada uno es un mundo diferente.

Sin embargo, existen dos reglas comunes que nunca debes saltarte cuando limpias los zapatos. En primer lugar tener claro de qué material están hechos y las recomendaciones del fabricante.

En segundo lugar, si por algún motivo nuestro zapato favorito se mancha, conviene eliminarla lo antes posible y no dejarla días y días, porque cada vez será más difícil quitarla.

A continuación veremos los cuidados de las pieles más utilizadas en la industria:

Piel de vacuno

Es recomendable guardar este tipo de calzado en una bolsa de algodón o cubrirlos con un paño para que no se acumule la suciedad. Para su correcto cuidado, utiliza un cepillo suave para eliminar polvo. Además se puede utilizar cera abrillantadora y pasar después un paño, de esta manera quedarán como nuevos.

Piel de cabra

Es muy delicada y requiere atención especial. Se emplearán cremas sólidas en el tono correspondiente y algunas cremas líquidas, pero teniendo especial cuidado en que no contengan lanolina, que provocarán el cuarteo de la piel con el tiempo.

Igual que en la piel de vacuno pasaremos el cepillo por toda la superficie del zapato para quitar el exceso de crema de la piel, y luego, frotamos con la gamuza para sacarle brillo.

Claudia Civilleri

Zapatos de novia

Zapatos de fiesta

Destacados